Caín

Porque siempre fuiste tú, Julito, porque de los dos tú eras el que acaparaba todo. ¿Acaso no recuerdas cuántos juguetes me quitaste?

Seguir leyendo

El tiempo del ogro

Se encontraron a unos escasos metros del fragor de la avenida Irarrázaval a fines de aquel año tan intenso en tristezas...

Seguir leyendo

Vida forjada en pilares

Cada vez que podía, saltaba el cerco del patio para verse con la que iba a ser mi madre. Sus padres eran estrictos y radicales. Vivía...

Seguir leyendo

 

Entrevista

Alberto Aguilar Cárdenas: La decepción como impulsora de la literatura

Seguir leyendo